Seleccionar página

Apreciados compañeros y compañeras, la situación por la que atraviesan los trabajadores colombianos en general y particularmente quienes laboramos en el sector financiero es extremadamente difícil, especialmente por la tendencia a recortar puestos de trabajo; perder el empleo en estos momentos es lo peor que nos puede pasar, esto no amerita mayores explicaciones. A los empresarios solo les interesa garantizar sus ganancias y al gobierno que es su vocero lo único que le preocupa es el tema electoral; por eso dedica todos sus esfuerzos a controlar los principales cargos para asegurar su triunfo en las próximas elecciones en función de lo cual se propone ganar el respaldo de los colombianos a base de mentiras.

Los bancarios vivimos una muy delicada situación derivada de un esquema comercial concebido para beneficio exclusivo de los dueños de los bancos; se trata de pagar salarios básicos muy bajos e ilusionar a los empleados con el cuento que, si realizan un gran esfuerzo, sus ingresos crecerán exponencialmente, ya experimentamos que en realidad eso es, puro cuento, la acción del banco es evidentemente mal intencionada y pone en peligro los proyectos de vida que los trabajadores estructuraron sobre la ilusa creencia que a mayor esfuerzo mejores ingresos , ya está probado que no es así, incluso desde antes de la pandemia de covid – 19, cuando los Bancos comenzaron a introducir requisitos de manera arbitraria, para recortar progresivamente los incentivos que recibían sus trabajadores por el cumplimiento de metas; en esta práctica DAVIVIENDA es líder.

Que quede claro que hacer una radiografía de la realidad que vivimos no es estar en contra del Banco para el cual trabajamos; aceptamos que quienes nos dejamos imponer el modelo de incentivos caímos en una trampa; ahora que estamos experimentando las consecuencias, tenemos el pleno derecho a expresar nuestro rechazo ante la injusticia que incurren los dueños del Capital.

Apenas normal que en situaciones como la actual, lo malévolo del mecanismo amañado de los incentivos quedará al descubierto, toda vez que hoy es prácticamente imposible cumplir metas, eso lo saben quienes dirigen las estrategias comerciales de los Bancos, pero se hacen los ignorantes e incurren en un acto de mala fe,  cuando, haciendo caso omiso de la realidad, incrementan las metas sobre seguros que no se van a poder cumplir, ya que lo que realmente les importa es apropiarse del sacrificio que realizan los trabajadores.

Se podrá decir y seguramente así lo harán, que no es culpa de la Dirección del Banco que los trabajadores vivan tan endeudados, pero no se puede perder de vista que los proyectos familiares de los bancarios se estructuran a partir de ingresos gaseosos que hoy se reciben, pero que mañana, por maniobras patronales, se esfuman, dejando a los honestos trabajadores sumidos en la más cruel incertidumbre. Esa es la triste realidad que se nos impone y a la que tenemos que hacer frente de manera organizada.

Las dificultades generan incertidumbre, pero los problemas no se solucionan pensando en renunciar, cuando el desempleo es superior al 16%, es el momento de transformar la indignación en fuerza, para hacer respetar nuestros derechos; tampoco es recomendable dejarnos dividir, porque una vez arrecian las dificultades, siempre aparecen los redentores politiqueros que, para alimentar oscuras intenciones, se presentan aparentemente indignados a convertirse en paños de lágrimas y  a pescar en río revuelto. Ustedes compañeros de DAVIVIENDA, saben que en el sindicato (ACEB – ABC) hemos hecho todo lo que ha estado a nuestro alcance, para buscar salidas a la problemática que viven los trabajadores, no renunciamos a ninguna acción para hacer entrar en razón a la dirección de la empresa y si no hemos logrado los resultados esperados, es por la permanente política antisindical del Banco, que se ve favorecida por la escasa participación de sus trabajadores en la actividad sindical.

Nos corresponde promover la afiliación masiva, en torno a un sindicato con experiencia y gran trayectoria, con presencia nacional y verdadera capacidad organizativa. Preparémonos a conciencia para hacerle frente al Pacto Colectivo que está próximo a aparecer. El pacto es ilegal y los abogados de la empresa lo saben mejor que nadie, es por eso que lo imponen escondiendo su ilegalidad tras el otorgamiento de un bono, que en realidad no resuelve al empleado ninguna de sus dificultades, en cambio sí genera al banco enormes utilidades.  No olviden la máxima: “DIVIDE Y REINARÁS” que el Banco maneja a la perfección.

Ya es hora de entender que para DAVIVIENDA somos un simple instrumento que le permite acrecentar sus utilidades; el Banco tiene suficiente capacidad económica para retribuir el esfuerzo de sus trabajadores; no podemos seguir viviendo de la imagen, porque para atender nuestras necesidades requerimos es de dinero, de salarios justos y prestaciones sociales a la altura de las que reconocen otros bancos, que incluso tienen menor fortaleza financiera.

Tenemos que resolver el problema de las garantías reales al debido proceso, acordando normas claras que generen estabilidad laboral y que le quiten al Banco la posibilidad de manipular las decisiones que se tomen como respuesta a las citaciones a descargos; es urgente que quede clara la normatividad que regule el teletrabajo y el trabajo desde casa; debemos procurar políticas claras en materia de incentivos que obliguen al Banco a respetar los acuerdos  y que eviten la manipulación que este hace para quedarse con el esfuerzo del trabajador; son muchos los temas que se deben abordar a través de la negociación colectiva, que debemos adelantar a partir de mayo del presente año, para lo cual es indispensable el concurso de todos y  su aporte compañero es fundamental para lograrlo.

Valoramos como algo muy importante las manifestaciones espontáneas de rechazo a la política del Banco, el problema es que estas acciones pueden dar lugar a despidos ya que a la empresa le queda relativamente fácil establecer quien o quienes son los promotores de estas y aplicarles represalias para escarmentar con ellos.

Compañeros actuemos inteligentemente sumemos nuestros esfuerzos y creemos un frente común que nos dé la oportunidad de hacernos oír y respetar, tratemos de nivelar las fuerzas, uniéndonos al sindicato que los viene representando.

ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE EMPLEADOS BANCARIOS – ACEB –

ASOCIACIÓN DE BANCARIOS DE COLOMBIA – ABC

ORGANIZACIONES SINDICALES AL SERVICIO DE LOS TRABAJADORES, AFILIESE Y LUCHEMOS UNIDOS!

 Descargar boletín conjunto ACEB – ABC, Aquí 

Sindicalizarnos es nuestro derecho ¡ Afiliate ! #AfiliaciónVirtual ➡️ http://intranet.aceb.org.co/index.php/afiliacion

 

Share This