Seleccionar página

ACEB como representante de los trabajadores bancarios, presentamos el 30 de septiembre comunicación al Banco Av Villas, Bancamia, Bancolombia, BBVA Colombia, Banco de Bogotá, Caja Social, Crezcamos, Davivienda, Falabella, Gnb Sudameris, Itaú, Mundo Mujer, Occidente, Popular, Protección y Scotiabank Colpatria, con copia a la Superfinanciera y Asobancaria , donde ACEB en nombre de los empleados bancarios colombianos y de quienes laboran en entidades del sector financiero, eleva su voz de protesta ante las arbitrariedades y abusos que se vienen cometiendo contra los trabajadores que están realizando sus funciones en la modalidad trabajo en casa . Otro aspecto que genera muchísima preocupación lo constituye el cierre de oficinas, la eliminación de puestos de trabajo y la permanente amenaza de despido.

Protesta que se manifiesta en la siguiente comunicación:

Nuestra organización sindical es consciente de la arrolladora nueva realidad de la digitalización, producto de que cada vez hay una mayor capacidad de adaptación digital. Sabemos que tal fenómeno es hoy una necesidad, de la que es casi imposible abstraerse dado que el desarrollo de tales avances, tienen por objeto facilitar la vida de los seres humanos.

Tenemos claro que la transformación digital acabará atentando contra el empleo, generando una convulsión social, cuyos alcances muy pocos se han detenido a calcular, pero que terminará, por fuerza de las acciones de los seres humanos, transgrediendo la estabilidad del planeta, incluidos los países desarrollados y los que hoy se consideran potencias en el sistema internacional.

En Colombia, el sector financiero venía invirtiendo grandes capitales en la desenfrenada carrera por posicionarse en los primeros lugares de la digitalización de sus servicios, pero esa competencia quedó neutralizada en la coyuntura de la pandemia por el Covid-19 y de la noche a la mañana desaparecieron una gran cantidad de obstáculos, que aún no se habían salvado.

Uno de los obstáculos más desafiantes, se centraba en la implementación del teletrabajo, pero en el contexto de la crisis, fue superado sin limitantes y todo el sector al unísono, implementó la práctica del trabajo en casa, sin medir consecuencias, sin evaluar su impacto en las condiciones de vida de sus empleados, pensando únicamente en los inmensos beneficios económicos que esta modalidad de explotación les podría generar.

ACEB en nombre de los empleados bancarios colombianos y de quienes laboran en entidades del sector financiero, eleva su voz de protesta ante las arbitrariedades y abusos que se vienen cometiendo contra los trabajadores, que se catalogan hoy como víctimas y que se expresan en los siguientes hechos:

Bajo el pretexto de estar velando por la salud de sus trabajadores, todos los bancos acudieron de manera unilateral, a la figura de confinar a las personas que presentaron algún tipo de comorbilidad y a las personas de cierto rango de edad, en principio tratándolos como personal en desuso para luego, después de aislados, obligarlos a quedarse laborando desde sus hogares, modificándoles las condiciones laborales.

El pretexto de la salvaguarda de la salud ya no es sino eso, un pretexto, porque lo concreto es que ya el gobierno se desmontó de su obligación de velar por la salud de los colombianos, toda vez que prácticamente desaparecieron las restricciones, los servicios de transporte masivo funcionan a plena marcha, sin importar las aglomeraciones y sus nefastas implicaciones , impuso el concepto del autocuidado, que es el equivalente a la célebre sentencia de: “sálvese quien pueda”, es decir, de quien posea los medios para garantizar su salud y protección.

Hasta aquí lo narrado podría parecer un juicio infundado. Todo lo contrario, se trata de expresar un malestar generalizado, el Banco no puede sostener por más tiempo, el argumento de que los trabajadores están laborando en condiciones satisfactorias y que las familias se encuentren felices disfrutando de la invasión de su privacidad que les ha decretado la dirección de la empresa. Los trabajadores y sus familias se encuentran abrumados por las extenuantes jornadas laborales que superan las 12 horas o más y en los que de contera, deben ocupar espacios, consumir servicios públicos, conectividad etc., hechos que evidentemente alteran la tranquilidad del hogar.

Por experiencia directa, sabemos que se están cometiendo abusos cuando al trabajador se le obliga a conectarse desde tempranas horas a una plataforma que asigna trabajo de manera incesante y que hasta altas horas de la noche están realizando requerimientos, que obligan al empleado a laborar jornadas indefinidas, atentando contra su salud. En otras palabras, este sería el comportamiento idóneo para adoptar frente a un robot.

Olvidan a propósito que los trabajadores son seres humanos con sentimientos, pero fundamentalmente con derechos y que después de determinada cantidad de horas de labor experimenta fatiga que, de no ser atendida oportunamente, generará daños irreparables a su salud física y emocional.

Otro aspecto que genera muchísima preocupación lo constituye el cierre de oficinas, la eliminación de puestos de trabajo y la permanente amenaza de despido, no obstante, la idea que pretenden vender los empleadores,

al manifestar que los empleados se encuentran felices y produciendo desde la tranquilidad de sus hogares. Hoy la realidad lo que refleja es la incertidumbre que produce el aislamiento laboral y el temor a que llegue el momento del anuncio de la carta de despido, eso sí, previo a la imposición de un arreglo, que los deja sumidos en una profunda crisis.

Exigimos revisar todo lo que hemos planteado en esta comunicación, que no es ninguna invención, se trata del crudo relato de una dramática realidad, que está generando una bomba de tiempo que amerita prestar urgente atención; ustedes conocen nuestra capacidad de diálogo y nuestra permanente disposición a facilitar soluciones concertadas en favor de los trabajadores.

Por las anteriores consideraciones, quedamos a la espera de que el banco genere los espacios pertinentes para discutir el tema en procura de la salida que mejor atienda esta difícil situación y que evidentemente se centra en quienes permanentemente se están esforzando, para que el Banco logre sus objetivos.

Atentamente;

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL ACEB

JUAN FRANCISCO SANCHEZ Z.
Presidente

CC. Superintendencia Financiera
Asociación Bancaria de Colombia
Bancarios en general

Share This