Seleccionar página

Esta ley fue creada con el fin de combatir el acoso laboral y proteger tanto al empleado como a los empleadores. El acoso laboral es un problema que se ha vuelto muy común en el entorno laboral y cuyo principal problema está en el hecho de que sus víctimas no son conscientes que lo padecen hasta que es muy tarde.

acoso-laboral (1)La ley deja muy claro cuáles son las modalidades bajo las cuales se presenta el acoso laboral. Ellas son: maltrato, persecución, discriminación, entorpecimiento, inequidad y desprotección laboral. También se establecen cuáles son las conductas atenuantes, las circunstancias agravantes y las personas a las que dicha ley cobija.

¿Qué actos son considerados como acoso laboral?

a. Actos de agresión física
b. Injurias y expresiones ultrajantes sobre la persona con referencia a aspectos de raza, género, origen familiar o nacional, preferencias políticas o estatus social.
c. Comentarios hostiles y humillantes de descalificación profesional expresados en público
d. Expresar en presencia de compañeros de trabajo amenazas de despidos injustificados.
e. Denuncias disciplinarias de cualquiera de los sujetos activos del acoso, cuya temeridad quede demostrada por el resultado de respectivos procesos disciplinarios.
f. Descalificación humillante de propuestas u opiniones profesionales en presencia de los compañeros de trabajo.
g. Las burlas sobre la apariencia física o forma de vestir hechas en público.
h. Alusión pública a hechos pertenecientes a la intimidad de las personas.
i. Imponer deberes que son extraños a las obligaciones laborales, exigencias abiertamente desproporcionadas sobre el cumplimiento de la labor encomendada y el brusco cambio de lugar de trabajo o de la labor contratada sin ningún objetivo relacionado con las necesidades de la empresa.
j. Exigencia de laborar en horarios excesivos respecto a la jornada laboral contratada, los cambios sorpresivos de turno laboral y la exigencia permanente de laborar en dominicales y días festivos sin ningún fundamento respecto a las necesidades de la empresa o en forma discriminatoria respecto a los demás empleados.
k. El trato discriminatorio respecto a los demás empleados en cuanto al otorgamiento de derechos y prerrogativas laborales y la imposición de deberes laborales.
l. Negativa a suministrar materiales e información absolutamente indispensables para el cumplimiento de la labor.
m. Envío de anónimos, llamadas telefónicas y mensajes virtuales con contenido injurioso, ofensivo o intimidatorio o el sometimiento a una situación de aislamiento social.

Cómo detectarlo y qué hacer en caso de que suceda
Pueden ser los compañeros de trabajo o el jefe. Unas veces es una frase de des- precio. Otras veces es una simple mirada o un gesto. Una de las más frecuentes es que te griten en público. Cambios inesperados de funciones o de puestos de trabajo. Te asignan tareas que están por encima de tu capacidad. O lo contrario, te castigan a hacer tareas insulsas hasta que te aburras. Hay acosadores que prefieren ocultarte información y documentos importantes de modo que te induzcan a cometer errores, te acusen de irresponsabilidad y te sancionen. Algunos te envían mails cargados de odio y de insultos.

El origen del acoso laboral muchas veces esconde discriminación por razón de la diferencia. Sexo, estado civil, edad, raza, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, afiliación a un sindicato, lengua o discapacidad.

A consecuencia del acoso laboral es que la persona que lo sufre se siente minusvalorada. Se deteriora su autoestima. Pierde su dignidad. Pero también hay consecuencias psicosomáticas: depresión, eczemas en la piel, tensión, estrés. Las visitas al médico son constantes.
Comienzan las bajas por depresión, el encierro en la habitación a oscuras, el deambular por la casa. Las personas que sufren mobbing pueden reaccionar con violencia ante otras personas, sus seres queridos o quienes les rodean. O renunciar a su puesto de trabajo. En otras ocasiones, son despedidos por falta de rendimiento.

¿Qué podemos hacer en estos casos?
En primer lugar, se recomienda reunir toda clase de pruebas. ¿Un mail don- de te trataban de forma despreciativa? Guárdalo. ¿Una orden para que cambies de actividad y te degradan? Ve al director de personal y pide que lo certifique.

¿Insultos en público? Tienes el testimonio de tus compañeros. ¿Bajas por de- presión? Presenta los informes médicos. Todo esto significa que puedes empezar una denuncia en toda regla, con abogados de por medio. A veces, la simple amenaza de que vas a iniciar un proceso judicial basta para que los acosadores dejen de ejercer su violencia psicológica.

Los jueces dictan sentencias cada vez más favorable a las personas que son víctimas de acoso laboral. En unos casos, esa sentencia supone la restitución de la persona en su puesto de trabajo.En otros, una indemnización acorde con el mal causado, afortunadamente, no siempre hay que acudir a un juez de la república. En algunas grandes empresas ya existe un protocolo que puede ser empleado por las personas que se sien- tan víctimas del acoso laboral gracias a la creación del Comité de Convivencia Laboral. Estas normas de actuación forman parte de su responsabilidad corporativa, es decir, de su imagen ante la sociedad. Y si no cumplen estas normas éticas, pierden su calificación en los índices mundiales de responsabilidad corporativa, índices que cada vez son más importantes para su prestigio.

Por DEPARTAMENTO JURÍDICO ACEB

Sergio David García, Luis Ómar Mena y Miguel Gálvez Sierra

Share This