Seleccionar página

BancosLos bancos colombianos, junto con los de Perú, figuran entre los más sólidos de Latinoamérica, lo que los hace estar mejor preparados ante un fuerte deterioro de su cartera de créditos.

Utilidades sólidas, capitalización adecuada y exceso de reservas no solo les permiten a las entidades enfrentar una mayor colocación de recursos entre el público en el futuro, sino que también los deja en una posición favorable para soportar una mayor morosidad crediticia, señalan los analistas de la calificadora FitchRatings, en su más reciente informe sobre las perspectivas de los bancos andinos en el 2015.

Y es que según la firma, la banca colombiana todavía tiene un amplio terreno para explorar en materia crediticia, pues el nivel de profundización, esto es, el volumen de crédito como proporción del producto interno bruto (PIB) alcanza el 40 por ciento.

En países como Chile, con una población equivalente a la mitad de la colombiana, ese indicador es cercano al 80 por ciento.

Por eso, FitchRatings cree que para el 2018 la penetración del crédito en el país alcanzará el 50 por ciento.

Según la Superintendencia Financiera, a noviembre del 2014 el nivel de alcance del crédito en el país era del 43 por ciento.

Las cifras de la entidad indican que en la cartera en mora del sistema financiero, si bien ha tenido leves aumentos, su indicador de calidad se mantiene en niveles históricamente bajos, del 3,1 por ciento.

“El sistema financiero colombiano mantiene una buena capacidad para absorber pérdidas. Con base en esa capacidad y las expectativas de crecimiento crediticio, Fitch estima que este podría resistir préstamos improductivos de hasta 11 por ciento de los préstamos brutos dentro de un escenario de estrés severo. Esto sustenta la perspectiva estable de la agencia para el sector y las calificaciones”, dice la firma.

Aunque la expectativa de un menor crecimiento económico para este año y la expansión que está teniendo la banca colombiana, sobre todo en Centroamérica, son factores que podrían impactar al sector, Fitch estima que esos efectos no serán significativos debido a las medidas adoptadas por el Gobierno para estimular la economía, así como también porque las entidades que invierten en el exterior tiene experiencia en fusiones y sabrán transmitirles a sus subsidiarias las buenas prácticas de administración, lo cual no significa que haya que bajar la guardia ante los riesgos.

Pero la solidez de la banca local no solo se percibe desde afuera. El 83,1 por ciento de los banqueros colombianos consultados por el Banco de la República, en su más reciente ‘Encuesta de percepción sobre riesgos del sistema financiero’, dijo tener un nivel de confianza alto y muy alto en la estabilidad del sistema financiero.

Aunque el porcentaje es inferior al de la encuesta de junio del 2014, cuando este fue 91,6 por ciento, la percepción de estabilidad y solidez sigue siendo alta y ninguno de los consultados señaló tener un nivel de confianza bajo o muy bajo.

Lo anterior no significa que no haya riesgos. La misma encuesta del Emisor señala que a los banqueros les preocupa un deterioro de la economía, 28,6 por ciento de las respuestas; la caída en los precios de los activos inmobiliarios y el deterioro de la cartera, cada una con 15,9 por ciento; el impacto en los cambios regulatorios, 6,3 por ciento; que los hogares y las empresas aumenten sus deudas, que se dañe la economía mundial, la volatilidad del dólar y la caída de la confianza inversionista.

ECONOMÍA, El Tiempo 23 de Enero 2015

Share This