Declaración ante los trabajadores bancarios:

Con firmeza continuemos el esfuerzo para sacar adelante la política de cambio que los trabajadores y Colombia entera necesitan

En los últimos días arrecia la campaña de desinformación, de mentiras y de falsas acusaciones contra Gustavo Petro. Están desesperados los que han oprimido a la población durante décadas y décadas, los causantes de las angustias de los trabajadores, del hambre de los marginados, de la desolación que reina en nuestra patria. Y ahora, cuando surge en el horizonte de la historia nacional una perspectiva de cambio, del inicio de una transición hacia la conquista de un nuevo amanecer en el que se afiancen las políticas de la igualdad, de la justicia, de la defensa de los atropellados de siempre: las mujeres, los jóvenes, los campesinos, los trabajadores, las etnias, las nuevas ciudadanías, cuando los colombianos podremos tener mejores condiciones para exigir nuestras reivindicaciones. Cuando por fin la patria será libre y soberana, entonces los opulentos, los que nadan en millonadas mientras se ríen de las miserias de las gentes, deciden enfilar con bajeza sus baterías contra quien encarna las ilusiones populares: Gustavo Petro.

La ACEB decidió democráticamente apoyar la candidatura presidencial de Petro y de las listas al Senado y la Cámara de Representantes del Pacto Histórico. Por ello, a escasos días de las elecciones, insistimos ante los trabajadores que el respaldo a Petro es producto de un análisis minucioso que hicimos de su programa, de sus propuestas, de su concepción de país en la coyuntura actual. No es cierto que las propuestas de Petro sean irrealizables, que su posición sea populista, que su gobierno nos llevará a la ruina. Él es el candidato que interpreta la crisis climática mundial y la necesidad de adaptarnos a ese cambio. También ha propuesto que el campo colombiano productivo, que se protegerán la producción y el empleo; que seremos una sociedad de conocimiento desde la infancia hasta la universidad con una educación superior pública gratuita y de calidad; que habrá crédito para progresar y no para arruinar. Habrá salud digna para todos. Colombia será una potencia de la vida pues se ordenarán los territorios a través del agua, y ha reafirmado que el cambio será con las mujeres. Colombia será un país en paz.

Este programa de cambio es perfectamente posible de llevar a cabo, lo que pasa es que hay que cambiar las prioridades: la salud y la educación no serán un negocio sino un derecho, todos pagarán impuestos justos, Colombia debe recobrar su autonomía económica y mantener una política exterior que beneficie a nuestra población. Pero a los dueños del poder esto los escandaliza, se desgañitan al decir que nada de lo que propone Petro es realizable y la campaña electoral la usan para sembrar miedo. Ante esto los trabajadores no nos podemos dejar intimidar. Por el contrario, debemos hacer hasta el último esfuerzo para alcanzar la victoria en las urnas el próximo domingo 13 de marzo.

¡Ánimo compañeros bancarios! ¡Con Petro vamos por la victoria!

Francisco Sánchez

Bogotá, 10 de marzo de 2022