UNI Global El sindicato pide al Banco Itaú que deje de intimidar a los trabajadores para que renuncien, ya que el banco pretende recortar cientos de empleados en previsión de la venta de su división minorista en Colombia.

Las afiliadas financieras de UNI en el país, la Asociación Colombiana de Empleados Bancarios (ACEB) y la Unión Nacional de Empleados Bancarios (UNEB) dicen que el Banco Itaú está amenazando a los trabajadores con el cierre, mientras acosa a los que se niegan a firmar un acuerdo de renuncia a cambio de una indemnización.

A principios de año, el Banco Itaú contaba con unos 2.300 trabajadores en Colombia, pero se estima que unos 350 trabajadores han sido despedidos por el llamado «mutuo acuerdo». Los sindicatos también creen que otros 300 trabajadores serán despedidos por este método antes de septiembre de 2022. 

En la actualidad, los trabajadores están amparados por el que posiblemente sea el mejor convenio colectivo del sector financiero colombiano, desarrollado a lo largo de décadas de lucha sindical. Sin embargo, los sindicatos creen que el Banco Itaú está tratando de socavar el convenio colectivo para que la división minorista sea más atractiva para los posibles compradores.

En una declaración del 16 de mayo, la ACEB dijo:

«Nos hemos pronunciado en repetidas ocasiones sobre la inoportunidad y las nefastas consecuencias para los trabajadores de dejarse tentar y caer en la trampa tendida por la dirección del banco para negociar los despidos. Hemos dicho claramente que aceptar un acuerdo supuestamente voluntario de extinción de la relación laboral es un error de proporciones devastadoras, y una vez cometido, no hay vuelta atrás.»

Los sindicatos tienen bloqueada cualquier negociación con el banco brasileño, ya que éste cancela los contratos con los empleados, contraviniendo las leyes del país sobre la libertad de asociación.

Mientras tanto, el Banco Itaú ha escrito al Ministerio de Trabajo de Colombia solicitando la autorización del despido colectivo de trabajadores bajo el pretexto de la necesidad de modernizar y aumentar la productividad o la calidad de su servicio.

Unos 31 miembros de la UNEB que gozan de fuero sindical y 72 miembros de la ACEB con las mismas condiciones fueron notificados por el banco de que estarán implicados en estos despidos colectivos.

Si la rama minorista del banco se vende, no sucederá de la noche a la mañana y, por derecho, los trabajadores deberían poder mantener sus puestos de trabajo con un nuevo propietario, así como los términos de su actual convenio colectivo con el Banco Itaú. Este fue el caso de los trabajadores de Citibank, que vendió su operación de banca de consumo a Scotiabank en 2018. Los trabajadores fueron contratados por Scotiabank bajo los mismos términos del convenio colectivo original que habían firmado con CITIBANK.

En una reciente declaración de solidaridad con los trabajadores del Banco Itaú, UNI Américas dijo:

«Desde UNI Américas exigimos al banco que ponga fin a los despidos y garantice los derechos de los trabajadores, así como que respete el derecho fundamental de libre asociación, y que inicie de inmediato un diálogo que conduzca a resultados efectivos. De igual manera, expresamos todo nuestro apoyo a nuestras afiliadas ACEB y UNEB que están levantando su voz en rechazo a estas acciones y luchando por los derechos de los trabajadores.»

Tomado de: https://uniglobalunion.org/es/news/uni-calls-on-itau-bank-to-stop-forced-resignations-in-colombia/.