Las elecciones del 29 de mayo y los retos en el movimiento sindical

¡Basta Ya! Colombia merece una oportunidad, el futuro es nuestro, en nuestras manos esta construirlo, ni un voto por nuestros enemigos, vamos el 19 de junio a sacudirnos de las cadenas que no nos dejan progresar, hagamos de nuestra sociedad un reinado de justicia con respeto por la vida y la prosperidad para todos.

Las elecciones del pasado 29 de mayo marcaron un hito en la historia de Colombia y un triunfo sin precedentes para los sectores populares, democráticos, progresistas y alternativos. 8.527.768 votos respaldaron la candidatura de Gustavo Petro presidente y Francia Márquez vicepresidenta, lo cual representa cerca del 41% del total de la votación, sacándole cerca de 12 puntos de diferencia al candidato que obtuvo el segundo lugar, es decir una ventaja de más de 2.500.000 votos. Este triunfo en primera vuelta deberemos reafirmarlo en la segunda vuelta de las presidenciales el próximo 19 de junio.

El resultado significa también la derrota del Uribismo que conformó una alianza de los partidos tradicionales conservador, liberal, cambio radical, centro democrático, de la U, para apoyar a su candidato Fico Gutiérrez, fueron derrotados también los gremios económicos como la Andi, Fenalco, Fedegan entre otros que se jugaron a fondo por el candidato del Uribismo, lo fueron también los medios de comunicación que como El Tiempo, Caracol, RCN, Blu Radio, la doble W respaldaban este candidato y claro también fue derrotado Iván Duque quien intervino directamente y puso todo su gobierno y gran parte del aparato estatal, incluido la procuradora y el general Zapateiro, a intervenir abiertamente en contra de la candidatura de Petro y a favor del candidato del uribismo.

Al uribismo no le resulto ni el plan A con Zuluaga, ni el Plan B con Fico y ahora después del resultado electoral de primera vuelta, pretenden montar un plan C que les permita de algún modo seguir gobernando.

El ánimo de la población dirigido mayoritariamente a rechazar a los responsables de la actual situación de debacle social y económica, de condenar la corrupción y el abandono estatal, sirvió para que sobre este cabalgara oportunistamente Rodolfo Hernández el otro candidato que ha pasado a segunda vuelta. Un multimillonario que como muchos de ellos ha amasado su fortuna, como el mismo lo dice, sobre la base de exprimir a través del cobro de intereses a sectores humildes de la población,  que no exhibe un programa de gobierno y que si lo tiene no se atreve a sustentarlo, un candidato que no participa en los debates para no dejar en evidencia su incapacidad, que adelantó la campaña con frases rimbombantes, con mucha superficialidad en sus propuestas y un lenguaje grosero, un político sin política que gana en departamentos a los que durante la campaña ni siquiera visitó y en municipios en donde sus ciudadanos no lo  conocen, esto refleja desconocimiento por parte de estos sobre el verdadero papel y la naturaleza de este candidato, cierto desinterés sobre temas cruciales del debate electoral, pero sobre todo que a esos electores solo les importaba derrotar las corruptas maquinarias tradicionales, pero nada más.

Lo que nos espera…

El sindicato y la campaña presidencial…

Lo que debemos hacer…

Leer Boletín completo El Bancario