Seleccionar página

Termina el arreglo directo sin acuerdos definitivos

El día de hoy 17 de agosto y después de 40 días calendario de negociaciones, lamentamos informar a los trabajadores que no ha sido posible alcanzar un acuerdo que ponga fin al conflicto derivado de la presentación del pliego de peticiones, acto jurídico realizado el pasado 5 de julio.

La comisión negociadora que representa a los trabajadores ha realizado ingentes esfuerzos para promover un acuerdo, en los términos más favorables a los trabajadores, pero sin poner en riesgo la viabilidad de la institución financiera, sin embargo, los voceros de la empresa se han empeñado en que los trabajadores aceptemos que el banco tiene serios problemas para atender nuestras justas peticiones debido a la perdida sistemática de clientes; argumentan además que los costos del personal representan un 43% de los costos financieros del banco. Nos corresponde mirar en detalle cada uno de sus argumentos, veamos:

El primer argumento, que más parece una autocrítica, es que se vienen perdiendo muchos clientes, seguramente pueden tener la razón, especialmente si lo sustentan con cifras de la Superfinanciera y si es así, los invitamos a que no busquen al ahogado rio arriba, les pedimos que miren para adentro, que miren en que está fallando la administración, ya que no somos los trabajadores quienes trazamos las políticas que los clientes rechazan; los clientes no se pasan a otro banco porque los trabajadores no los tratemos con respeto y profesionalismo, se van por los insoportables intereses que les cobran, por la imposición de todo tipo de seguros, por el acoso a que son sometidos, por la demora en el otorgamiento de los créditos, que son manipulados para beneficio del cumplimiento de la meta de los directores regionales y por el hostigamiento que les hacen los Gerentes Regionales, para que presenten declaraciones en contra del trabajador que les prestó el servicio.

Sobre el segundo argumento, es claro que si en el mismo paquete suman los sueldos multimillonarios de quienes ostentan cargos importantes en la Dirección General y en las diferentes regionales, y a eso le sumamos los costos de las asesorías antisindicales donde seguramente el Banco invierte grandes sumas de dinero para tratar de impedir la expansión del sindicato, lo que se expresa en continuos llamados a descargos y la implementación de procesos de levantamientos de fueros sindicales, para reprimir a los trabajadores que se organizan, aquí también podrían tener la razón, aunque con evidentes manipulaciones.
Señores de la Dirección de Bancamía, no se trata solo de ganar altos salarios, también hay que justificarlos; por ejemplo, en un equipo deportivo, cuando las cosas van mal no despiden a los jugadores, despiden al técnico o a los administradores, así es en el mundo entero ¿ Por qué en Bancamía tendría que ser distinto ¿ Además, estamos cansados de invitar a los representantes del banco a que, de una vez por todas, acepten que el sindicato es una realidad y que ya es hora de parar la guerra antisindical, que para lo único que ha servido es para que todos los días ACEB crezca y la actividad sindical se fortalezca, ¿lo inteligente no debería ser, convivir con la realidad y hacer equipo entre todos, empresa, sindicato y trabajadores para sacar adelante la institución financiera?
El sindicato fiel representante de los trabajadores, no pretende otra cosa que la aplicación de un mínimo de equidad y justicia, de respeto por los compromisos adquiridos, que, si se establece una política de bonos, a estos tengamos derecho todos los trabajadores sin ningún tipo de privilegios o de discriminación, que las vacaciones no se otorguen a dedo y que se deje de considerar el derecho de asociación como un delito.

El banco está ofreciendo un incremento de 5.43% (inflación interanual a junio 30 de 2019 que fue de 3,43 % más 2 puntos), en momentos en que el gobierno nacional ha perdido el control sobre la inflación, asistimos a una devaluación del peso sin precedentes en la historia económica del país y con una guerra entre las grandes potencias, que tienen al mundo entero al borde de la recesión económica; siendo este el panorama, al sindicato, que vela por los intereses de los trabajadores, le corresponde tomar medidas de salvaguardia y el momento indicado para hacerlo es precisamente ahora que negociamos nueva convención colectiva.
Las cosas están en blanco y negro, no hay matices, o luchamos o nos resignamos a seguir lamentándonos. Terminada la etapa de arreglo directo sigue realizar la huelga o llevar el conflicto a un tribunal de arbitramento y dejar que sea el gobierno de los empresarios, quien determine nuestro futuro, nos quedan diez (10) días para tomar la mejor decisión.

A partir del momento nos disponemos, mediante el lleno de todos los requisitos legales a visitar todas las dependencias del banco para mediante papeleta escrita, en votación secreta, permitir que sean los mismos trabajadores quienes determinen el que hacer con su conflicto, con lo cual estarían determinando su propio futuro económico.

¿Porque votar a favor de la huelga?
Es muy simple, si los trabajadores no votan masivamente en favor de la huelga estaríamos postrándonos colectivamente, dándole el respaldo a todas las acciones que el banco despliega en contra de sus trabajadores a toda su política de represión selectiva, al desconocimiento de nuestros derechos ganados después de muchos esfuerzos, pero desconocidos en los escritorios de los enemigos de la práctica sindical y lo que es peor exponiéndonos al duro impacto de los avatares de la política económica del gobierno antipopular de Iván Duque. Si gana la votación por que se haga la huelga, muy seguramente esta no sea necesaria realizarla porque el voto se habrá convertido en una trepidante voz de protesta contra la posición que está esgrimiendo el Banco y esto lo obligará a ceder a los reclamos justos de sus empleados.

Al sindicato no le interesa el conflicto por el conflicto, por eso y sobre la base del respeto a los derechos mínimos de los trabajadores, estaremos dispuestos, como siempre lo hemos estado, a sentarnos a suscribir un acuerdo directo, que no lesione los intereses de ninguna de las partes y ponga fin al conflicto a la mayor brevedad posible.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL  Y COMISIÓN NEGOCIADORA

COMISIONES NEGOCIADORAS

ACEB ASEFINCO
OLGA LUCIA RUIZ L. NIDIA CAROLINA VARGAS R.
BIBIANA ISABEL PEREZ C. VICTOR JULIO PABON

Asesores
JUAN FRANCISCO SANCHEZ CARLOS RAUL MORENO PARRA

Descargar en PDF Boletín, AQUÍ

Share This